Cadena Nacional: Piñera realiza balance de sus tres años en el poder

Chilenas y chilenos, muy buenas noches:

El viernes pasado conmemoramos el Día de la Mujer. Y qué mejor forma de celebrarlo en plenitud, que seguir avanzando hacia un Chile en que hombres y mujeres, siendo diferentes, tengamos los mismos derechos, las mismas oportunidades y las mismas responsabilidades.

Ese fue nuestro compromiso.  Y por eso hemos puesto a la mujer en el corazón de nuestro Gobierno y hemos luchado incansablemente para crear más y mejores trabajos, para mejorar sus salarios.  Por eso extendimos de 3 a 6 meses el posnatal y ampliamos su cobertura, que antes beneficiaba sólo a 1 de cada 3 mujeres, a todas las mujeres trabajadoras chilenas.  Mejoramos la calidad y cobertura de las salas cuna, de los jardines infantiles, de los kinder y prekinder, para compatibilizar mejor el mundo del trabajo, con el mundo de la familia, que es una profunda aspiración de nuestras mujeres, de nuestra sociedad y también de nuestro Gobierno.

También estamos cambiando esa cultura del “quien te quiere te aporrea”, por  otra cultura, la de “quien te quiere, te cuida y te respeta”, a través de una lucha frontal y con tolerancia cero contra la violencia intrafamiliar, que en el fondo es violencia contra nuestras mujeres, niños y adultos mayores.

Mañana iniciaremos nuestro cuarto año de Gobierno. Es verdad, nos ha tocado gobernar en tiempos difíciles, a veces muy difíciles. Cuando llegamos al Gobierno, nuestra economía mostraba evidentes signos de fatiga: la economía y los salarios crecían muy poco; el desempleo golpeaba a muchas familias; la pobreza aumentaba; las desigualdades excesivas no cedían, y no estábamos protegiendo los derechos de nuestros trabajadores y de nuestros consumidores, como ellos sin duda lo necesitan y merecen.

Adicionalmente, esa madrugada del 27/F, a sólo 12 días de iniciar el Gobierno, Chile sufrió un devastador terremoto y maremoto, que costó muchas vidas humanas y que significó una gigantesca destrucción de viviendas, escuelas, hospitales, embalses e infraestructura.

Y, finalmente, la crisis económica internacional, que comenzó el 2008 y  que aún está lejos de terminar, y que tiene a muchos países, incluyendo a los países más poderosos del mundo, en medio de la recesión, el desempleo y la desesperanza, como lo vemos todos los días en las pantallas de televisión.

Pero pese a estas dificultades, lejos de perder la fe o dejarnos quebrar, las chilenas y chilenos hemos dado un verdadero ejemplo de valor, de fortaleza, que es reconocido y admirado en el mundo entero.

En tres años hemos logrado reconstruir un 87% de lo que el terremoto y maremoto destruyeron. Pero sabemos que aún nos falta camino por recorrer y muchas familias por ayudar, y no descansaremos hasta no cumplir y completar esa tarea.

Pero con el aporte y esfuerzo de todos los chilenos, hemos recuperado el liderazgo y dinamismo de nuestra economía, lo que nos ha permitido duplicar nuestra tasa de crecimiento, crear más de 810 mil nuevos empleos, mejorar los salarios, reducir la pobreza, reducir  las desigualdades y proteger mejor los derechos de nuestros trabajadores y nuestros consumidores.

¡Nada de esto es casualidad!  Es fruto del trabajo y aporte de ustedes, los hombres y mujeres de nuestra patria. Y también, de un Gobierno responsable y comprometido, que ha trabajado sin descanso, aplicando políticas públicas serias y eficaces, sin caer nunca en los populismos ni demagogias, que no conducen a ninguna parte, de forma tal de poder mejorar  de verdad, y en forma sólida, la calidad de vida de todas las familias chilenas, pero muy especialmente de las familias más vulnerables y de clase media de nuestro país.

Sin duda, aún nos quedan muchos problemas por resolver y muchos desafíos por enfrentar, y entre los cuales esta noche quisiera destacar la lucha contra la delincuencia y el narcotráfico, para poder dar a nuestras familias una vida con mayor seguridad y con mayor paz, como sin duda la necesitan y merecen.  Y también nos falta completar la implementación plena de las reformas a la educación y a la salud, que ya están en marcha, para poderle garantizar a todos nuestros niños y jóvenes acceso a una educación de calidad, y a todos nuestros compatriotas acceso a una buena salud, cuando al estar enfermos, es cuando más lo merecen y necesitan.

Chilenas y chilenos:

Ustedes pueden tener la certeza que seguiremos trabajando incansablemente y pondremos todo nuestro compromiso y esfuerzo para poder  alcanzar estos objetivos, que son también los objetivos de todos los chilenos.

Porque todos los chilenos hemos hecho las cosas bien, porque nuestro país progresa con fuerza, porque nuestra economía está sana y sólida y, por sobre todo, porque queremos un Chile que avance con todos y no deje a ningún chileno atrás, esta noche, y con mucha alegría, quiero compartir con ustedes dos anuncios.

Primero, porque sabemos que marzo es un mes difícil para la familia chilena, mañana enviaremos un proyecto de ley que, aprobado con urgencia, permitirá otorgar un Bono Marzo de 40 mil pesos por familia y 7.500 pesos adicionales por cada hijo menor de 18 años, o cualquiera sea su edad, si tiene alguna  discapacidad.  Esto va a beneficiar a todas las familias que reciben Subsidio Único Familiar o la Asignación Social, que es parte del programa Ingreso Ético Familiar, o que reciben la Asignación Familiar.

Pero además, y por primera vez, incorporaremos a más de 300 mil familias de clase media adicionales a este beneficio.   El proyecto de ley incluye a las familias que teniendo ficha de Protección Social y un sueldo inferior a 60 UF, es decir $ 1.370.000 mensuales, también necesitan y también merecen este Bono Marzo, que será de 40 mil pesos para cada una de esas 300 mil familias adicionales.

Estos bonos, sumados, beneficiarán a más de 2 millones de familias, alcanzando a más de 7 millones de chilenos, lo que representa más del 42% de nuestra población, y tendrán para el Estado chileno un costo cercano a los 200 millones de dólares, que afortunadamente hoy día podemos financiar con responsabilidad.

Y además, y gracias al fuerte crecimiento y al bajo desempleo que juntos hemos conseguido, hoy también podemos mejorar el salario mínimo, sin afectar el empleo.

Sé que ésta es una sentida aspiración de los trabajadores chilenos y también una sentida aspiración de este Gobierno.

Por eso esta semana enviaremos un proyecto de ley que anticipa el reajuste del salario mínimo, que debió corresponder al mes de julio de este año, de forma tal que una vez aprobado, el salario mínimo de los chilenos superará los 200 mil pesos mensuales.

Porque hemos sembrado con esfuerzo, hoy también podemos cosechar con responsabilidad.

Estas dos medidas significarán, sin duda, una ayuda, un alivio y una mejor calidad de vida para las familias más vulnerables y de clase media de nuestro país.  Y también, junto al crecimiento económico, la creación de empleos, la creación de emprendedores, el mejoramiento de los salarios, el Ingreso Ético Familiar, nos van a permitir seguir construyendo no solamente un país más libre y más próspero, sino que también un país más justo y más humano, que avance con todos, que no deje a nadie atrás y que permita a todas las familias chilenas lo que siempre han querido, una vida más plena, una vida  más feliz junto a sus seres queridos.

Que Dios bendiga a Chile y a los chilenos.

Muchas gracias por su atención y muy buenas noches.

Envía este artículo