Gustavo Cerati muere a los 55 años tras cuatro en estado de coma

Se acabó la lucha. Esta mañana Gustavo Cerati falleció a los 55 años tras cuatro años en estado de coma.

El deceso del ex líder de Soda Stereo fue confirmado cerca de las 13:00 horas por Gustavo Barbalace, director médico de la clínica ALCLA.

“Comunicamos que hoy en horas de la mañana falleció el paciente Gustavo Cerati como consecuencia de un paro respiratorio”, dijo el médico en un documento de prensa emitido por el recinto asistencial en el que se encontraba internado.

El velorio del emblemático cantautor se llevará a cabo a partir de las 21:00 horas (20 horas en Chile) en la Legislatura Porteña, ubicada en Julio Argentino Roca 595, según indicó la familia de Cerati en su sitio oficial de Facebook.

La madre del compositor, Lilian Clark, tuvo una comunicación fluida con los fanáticos de su hijo a través de las redes sociales desde que en mayo de 2010 éste sufrió el accidente cerebrovascular que lo dejó en coma.

En el mensaje que la familia publicó hoy, enfatizan: “Les agradecemos el respeto y la consideración conque (sic) siempre acompañan a nuestra familia”.

Cercanos a la familia Cerati en Chile indicaron a Emol que la noticia fue recibida con sorpresa por la ex esposa del músico, Cecilia Amenábar, quien a mediodía había desmentido desde Santiago los rumores difundidos por la radio argentina Mitre, los cuales rápidamente fueron replicados por la prensa argentina.

La clínica ALCLA, por otra parte, confirmó a Emol que a las 16 horas (de Chile) se entregarán mayores antecedentes sobre el deceso.

El ex vocalista de la banda argentina más exitosa a nivel Latinoamericano sufrió un accidente cerebro vascular en mayo de 2010, al finalizar un concierto  en Caracas. En ese país permaneció hospitalizado antes de ser trasladado a Buenos Aires. Se mantuvo con vida con asistencia ventilatoria mecánica en la clínica ALCLA.

En estos cuatro años su madre aseguró en varias oportunidades que Cerati mostraba pequeños signos de reacción a estímulos musicales. También contó que apretaba las manos de sus familiares cuando le hablaban.

Envía este artículo