Ministras viven la previa de la Copa América con partido en la ex Penitenciaría

banner-tvd-cc

La ministra de Justicia, Javiera Blanco, acompañada de su par del Deporte, Natalia Riffo y el director nacional de Gendarmería, Tulio Arce, visitó a los internos de la ex Penitenciaría y presenciaron un partido de fútbol entre internos de la selección chilena y el combinado del resto de América.

Esta actividad se enmarca dentro de la constante labor que desarrolla Gendarmería para la rehabilitación de los internos, en este caso, a través del deporte.

“Hoy día estamos en una de las principales unidades penitenciarias de nuestro país, junto a quienes están privados de libertad que también están vibrando con algo muy importante que es el inicio de esta Copa América. Esta actividad nos permite, primero, alentar a nuestra selección y, segundo, que se enmarca dentro de lo que son las políticas de reinserción que son tan importantes en nuestro país”, señaló la ministra Javiera Blanco.

En la oportunidad, las autoridades hicieron un recorrido por el recinto penitenciario que alberga a más de 4.700 internos y visitaron las dependencias habilitadas para que los reclusos puedan ver los partidos de la Copa América.

“Dentro del Ministerio de Justicia está la labor de custodia, una labor relevante; pero también nosotros tenemos una orientación que tiene que ver con que queremos que definitivamente esas personas, que en algún minuto quizás de su vida se han equivocado, puedan rehacerla de manera efectiva”, sostuvo la secretaria de Estado.

La ministra Blanco sostuvo que está en pleno estudio el proyecto que crea el Servicio Nacional de Reinserción, que “lo vamos a hacer en conjunto con la institución, en conjunto con sus funcionarios porque creemos en la rehabilitación y el deporte es una herramienta maravillosa para lograrlo” dijo.

En el Centro de Detención Preventiva Santiago Sur (ex Penitenciaría) se encuentran privados de libertad 4.795 chilenos y 110 extranjeros de diversas nacionalidades como de Perú, Argentina, Bolivia y Colombia.

Comunicado.

Envía este artículo