Santiago Wanderers ganó a O’Higgins y mete presión en el inicio de la fecha

La Ciudad de Valparaíso se tiñó de verde para presenciar un nuevo triunfo de Santiago Wanderers, que prende la pelea por el Titulo en el Torneo de Apertura. 14.464 espectadores asistieron al duelo en donde el local derroto a O´Higgins de Rancagua por 1 a 0.

Durante el primer tiempo, se mostró a un Wanderers solvente y con muchas posibilidades de ataque considerando las bajas por Lesión de Roberto Gutiérrez y Franz Schultz, incluyendo la suspensión de dos partidos para el volante Pablo Tamburrini. Pero no decayó el ánimo dentro del equipo, sino que la disposición de atacar y presionar al equipo Celeste nunca se detuvo.

Para el segundo lapso, es en donde el partido se tornó equitativo para los verdes de Valparaíso, y para el elenco de la Ciudad Histórica. Hasta que el minuto 20, una infracción en contra del atacante Gastón Cellerino en el área hacia el arco norte, hizo que el árbitro Enrique Osses cobrara la pena máxima a favor de los porteños, también con mucha incidencia en el visitante, ya que Braulio Leal fue expulsado con doble tarjeta amarilla por reclamos insistentes en contra del referee. Y lo aprovecha Jorge Luna para marcar al minuto 21, el único tanto de encuentro.

Después, vino el balde de agua fría. 5 minutos después del gol caturro, vendría un lanzamiento penal provocado por Juan Abarca, defensor del cuadro porteño en contra de un atacante rival. Penal ejecutado por el uruguayo Octavio Rivero, pero solo fue la ejecución, porque el golero Mauricio Viana tapó el penal y logrando mantener el 1-0 a favor de Wanderers.

Los Caturros están compartiendo el Primer Lugar junto a la Universidad de Chile con 31 unidades, y superando a Colo Colo que solo tiene 29 puntos. Esto a la espera del Clásico Universitario que se jugará este sábado a las 12:00 horas, en el Estadio Nacional y el partido entre Cobresal y Colo Colo, que se juega el Domingo a partir de las 15:30 horas en el Estadio El Cobre de El Salvador.

Foto: Paola Santibañez/Agencia UNO.

Envía este artículo